Te soñe

Anoche sin proponermelo te soñe.
 
Te vi sentada mirando al horizonte. Tenias la mirada fija en el infinito y luego de mucho intentarlo me di cuentade que no me veias.
 
Me fije en tus mejillas, tan suaves y tersas como la primera vez que les di un beso. Me detuve a contemplar tu nariz, esa que siempre encontre tan bonita y proporcionada en tu rostro. Vi tu boca y me dieron ganas de darte besos: uno suave y despacio, como rozando tus labios, como lo hicimos en esas noches de verano sentados en los bancos del parque aquel; uno fuerte y apasionado, de esos que nos dabamos en penumbras cuando llegabamos a casa con el cielo a oscuras.
 
Quise hablarte a pesar de "esa" distancia y aprovechar el momento en que estabas en silencio para que me escucharas sin reproches, sin interrupciones, sin anteponer tus puntos de vistas y suposiciones a mis palabras.
 
Quise decirte que te extrañaba, que mi corazón aun se agita cuando te veo, cuando escucho tu voz. Quise hablarte de "nosotros" (de cuando eramos un "nosotros") pero el sueño termino y entonces abri los ojos.
 
Y me di cuenta que esa mirada no apuntaba al horizonte, como recordando, sino que simplemente hoy estaba mirando en otra direccion
Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s